Todo ocurrió por culpa de Halloween (Hostal Dreamers nº 3) de Lighling Tucker





Se acerca Halloween al Hostal Dreamers y los alojados allí poco saben lo que el destino les tiene preparado. Todo comienza cuando en una patrulla algo consigue noquear a Evan. 
Para mejorar la situación Iby Andrews vuelve a ser bruja y esta vez no es en el Limbo sino en el mundo real. 
A todo eso se les suma un nuevo e inquietante huésped en el Hostal: Dominick el Devorador de pecados. 
Kya e Iby comienzan a investigar los extraños sucesos que ocurren y se topan con alguien que no deben. 
¿Qué puede ser más terrorífico que vivir en el Hostal Dreamers?


🌚🌚🌚🌚🌚🌚🌚🌚🌚🌚🌚🌚🌚🌚🌚🌚

Tercera entrega del Hostal Dreamers, este me ha gustado más que las dos anteriores. 

Empezamos con que aquí cambiamos en la festividad que se desarrolla la historia, las dos anteriores fueron en navidad y está en Halloween. 

Está parte tiene un ritmo más trepidante, hay más peligros y lo que en las partes anteriores  no me gustó, que era lo poco o  casi nada  que se usaba la magia, aquí tiene un papel más importante.

Tenemos que Iby tiene magia en el mundo real, uff con ese carácter y que tenga magia ya la hace bastante peligrosa jajajja pero tendrá una misión muy importante para salvar a los suyos. 

Dominik es un personaje bastante perturbador, todo el que está cerca de él pierde las fuerzas y es que es un Devorador de pecados, nadie lo quiere cerca para no sentirse desfallecidos.  Este personaje llega con una misión al Hostal que las hermanas intentan descubrir. 

Alguien del pasado regresa para poner en peligro sus vidas, alguien cruel, sádico, enfermo. Los hermanos Tigres tendrán que enfrentarse a una persona que creían fuera de sus vidas. 

Es un libro corto, igual que los anteriores, se lee en nada y la manera de escribir de la autora es bastante fluida y amena, lo que ayuda a que la trama sea entretenida. 

Si buscan una lectura corta, sin grandes complicaciones, ni dramas, con personajes que sacan sonrisas y que ofrece unas horas entretenidas, está serie es ideal.